Sociabilización

Antes de comenzar, dejarme un pequeño y breve espacio para una introducción. Dado que mi tiempo es más limitado, y aunque intentare llevar un blog al uso, publicando cosas de mi interés, análisis, recomendaciones, o simplemente pensamientos, muchos de mis posts, se reducirán sobre todo, a esto último. Reflexiones cortas, como pensamientos en voz alta (o mejor dicho, escritos a golpe de teclado). Una vez habiéndoos dado esta breve explicación, dejarme paso a la reflexión.

Amistad, relaciones sociales, camaradería. Palabras, que con el tiempo, se han ido apagando, cambiando su color. Desde que he ido conociendo más de mí, para lo cual este año, ha sido crucial, he podido percibir que los indestructibles pilares en los que se mantiene la amistad, son frágiles y volubles, pudiendo moldearse o incluso destruirse si hay distancia de por medio, tiempo, desavenencias o incluso, un cambio de vida. Cuantos no han comenzado una relación sentimental, y sus amigos aquejan la falta de compromiso por parte del enamorado.

En mi caso, puedo decir que las amistades han tenido una fecha de caducidad, y sinceramente, aunque antes si me importara ya que intentaba pelear contra mi naturaleza (desconocia cual era), anteponiéndolo con el dogma de que “el ser humano es un ser social por naturaleza”, hoy, no me importa tanto. Si es cierto que puedes echar en falta en ciertos momentos formar parte de un “grupo”, pero a la larga ya lo formamos, somos parte del grupo de los humanos, el cual, luego, se puede dividir en cientos de subgrupos más. Y lo siento amigo mío, a pesar de lo que sientas, a pesar de que te sientas único en tu especie, nunca estarás solo. Hay gente igual que tú, que percibe diferente, que siente diferente, que ve diferente, que opina diferente. Y es genial saber que no estás solo, aunque tus días sean solitarios.

Aunque la noche caiga, y tu yazcas en tu cama sintiéndote en soledad, no lo estas.

No te sientas mal con tu naturaleza, si eres callado, eres así, si eres retraído, eres así. Quieres cambiar? Quieres cambiar porque consideras que esas actitudes te dañan? Adelante, intenta cambiarlas, busca ayuda, crea estrategias, empieza con pequeños cambios. Pero como decía, tu eres la suma de múltiples experiencias y una mezcla de tu ADN y reacciones químicas que suceden en tu organismo.

Disfruta del viaje, aprende a convivir contigo mismo, igual que convives con tu ropa.

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *