Categories
Filosofia

Hiperconectado

Hiperconexion? O conexión bajo demanda? ¿Digital o analógico? Acabando el año, para entrar en el 2020, es costumbre en mí, analizar desde un alto nivel, ciertos hábitos, paradigmas o cosas de las que preocuparse.

Este año, aunque quizás podamos extender esto, a los últimos 3 o 4 últimos años también, la sociedad vive hiperconectada, y aunque sé que no es un tema nuevo, esta más que analizado y discutido desde múltiples perspectivas, por múltiples expertos (desde sociólogos, a gente del mundo IT, a psicólogos, psiquiatras, profesores, etc.), me gustaría pasar por él y darle un par de retazos de color.

Empezare con una simple pregunta (y bien sabemos la respuesta):

¿Cuando fue la ultima vez que no usaste tu smartphone en 24 horas?

Creo que el nuevo mal de nuestros tiempos, es precisamente este, el smartphone.

Cierto es, que tienes en tu bolsillo:

– Un mapa increíblemente exacto de donde estas
– Una cámara con unas capacidades sorprendentes
– Aplicaciones de mensajería con las que contactar con tus allegados en tiempo real
– Redes sociales
– Videos
– Música
– Email
– Agenda de contactos
– Calendario

Pero también, hacen de nuestras mentes, un organo débil, distraído, sin espacio para guardar más conocimiento.

Muchos hacen uso de la mentira o falacia del hombre de paja en forma de memes, en donde se muestra a nuestros abuelos, leyendo el periódico en el autobús, haciendo una semejanza al ensimismamiento de la gente de hoy en día. Puras falacias. Un libro no te desconecta, al igual que un periódico, en cuanto lo guardas, vuelves a conectar con el mundo.

¿Que necesidad real hay de publicar cosas que haces? ¿O de republicar mensajes de otros? ¿De mostrar nuestras vidas privadas (al menos lo que podemos mostrar al mundo para mostrar que estamos bien, aunque así no lo sea)? ¿Que necesidad hay de estar conectados constantemente con amigos?

La soledad, siempre ha sido la mejor herramienta para cultivar la creatividad. Un rato con tus pensamientos y surgen las mejores o peores ideas.

¿Me planteo, desde un punto de vista de que el pasado siempre fue mejor (aunque no lo sea), no seria mejor, usar un smartphone como herramienta puntual (GPS, Cámara, etc.), como usábamos antes todos esos artilugios, y usar un dumbphone para llamar, escribir SMS’s y poco más?

¿Quieres música? Consigue un reproductor MP3. ¿Que te gusta la música en streaming? No te engañes, al final solo escuchas lo mismo, una y otra, y otra vez. Con servicios antiguos como last.fm, encontrabas recomendaciones de artistas similares a los que habitualmente escuchabas, e ibas enlazando uno con otro, ampliándose tu panorama musical de forma exponencial. 

¿Películas, series en streaming? ¿Otra vez, pagas una cuota mensual, por ver una, dos series de tu plataforma favorita? ¿Alguna película suelta cuando no sabes en que matar el tiempo? Tenemos mejores alternativas, algunas legales y otra no tanto. ¿Necesitas un GPS? Saca entonces tu smartphone para ese viaje que tienes que hacer. Así es como se le da la vuelta a la tortilla, tu no eres la herramienta o el producto (anuncios, rastreo, huella digital, etc.).

Me quedo sin tiempo para desarrollar más la idea, reuniones y demás quehaceres reclaman mi tiempo. Volveré sobre estas palabras para seguir desarrollando la idea de la desconexion.